¿Por qué El Anfiteatro?

Corría el año 1966 cuando un hombre de negocios llamado Richard Klein, Dick para los amigos, se propuso fundar una franquicia NBA en la ciudad de Chicago. Ya había intentando comprar con poco éxito alguno de los equipos que, con más pena que gloria, habían representado a la ciudad en la mejor liga de baloncesto del mundo. Esta vez estaba dispuesto a mover cielo y tierra para conseguir su propósito.

Klein empezó a llamar a hombres de negocios de la ciudad, al fin y al cabo, necesitaba financiación. Pero no era tarea fácil. Los posibles inversores tenían miedo que este nuevo equipo corriera la misma suerte que los American Gears, los Packers o los Zephyrs, y acabaran trasladándose a otra ciudad.

Y de repente, un golpe de suerte. En ese momento la NBA estaba en negociaciones con el gigante televisivo ABC para ceder los derechos de televisión, y ese hecho resultaría crucial para cumplir los sueños de Dick. La ABC consideraba Chicago un mercado fundamental y un equipo de esa ciudad aumentaría la audiencia considerablemente. Klein consiguió que lo dijeran públicamente, y gracias a este apoyo, los inversores empezaron a aparecer. Una mañana de enero, la NBA anunciaba que una nueva franquicia se uniría a la liga, con Dick Klein como manager general.

Hasta ese momento el equipo no tenía nombre, aunque sí pabellón en el que jugar. El International Amphitheatre o Anfiteatro Internacional era un estadio cubierto construido por las compañías de industria cárnica de Chicago, una de las más importantes de los Estados Unidos. Al principio, su uso estaba restringido a exhibiciones de ganado, pero en los años 60 empezó a usarse como cancha para distintos deportes. Incluso en ese año 1966, en agosto, acogería el primer concierto de la última gira de The Beatles.

Klein, Al Bianchi y Johnny "Red" Kerr
Klein, Al Bianchi y Johnny “Red” Kerr

Klein ya tenía decidido que ese iba a ser el primer hogar para su equipo. Teniendo en cuenta el origen del pabellón, que la ciudad era la autoproclamada “Capital Mundial de la carne”, la cercanía al matadero y la idea de Klein de encontrar un nombre sonoro y de una sola sílaba, fue fácil dar con el apelativo perfecto para la franquicia (la leyenda dice que fue Mark, el hijo pequeño de Dick Klein el que tuvo la idea). Y así nacieron los Chicago Bulls.

Y así nace este blog, El Anfiteatro, que será el hogar de todas mis comentarios, análisis, desahogos, ideas, diatribas y relatos sobre mi equipo, los Chicago Bulls, al que llevo siguiendo desde que empecé a ver partidos de la NBA allá por el año 88.

Hablo constantemente sobre los Bulls, me expreso sobre ellos y sus andanzas en la NBA a diario en twitter, así que ¿por qué no dar un hogar a toda esa verborrea? Soy consciente que a poca gente le interesará el tema o lo que tenga que decir yo sobre él, pero eso es lo de menos.

Esperemos que dure más que lo que duraron aquellos Bulls de Kerr, Boozer, Rodgers y Sloan jugando en el International Amphitheatre, ya que tan solo un año después, se mudaron al Chicago Stadium. Pero esa es otra historia.

Another Chicago Bulls blog